Agua Viva | COMUNICADO
18456
page,page-id-18456,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.9,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.1,vc_responsive

COMUNICADO

 

En los últimos meses, la Comunidad Cristiana Agua Viva viene siendo objeto de una serie de noticias difamatorias publicadas en el “Diario la República”, con las cuales se pretende menoscabar la reputación de nuestra Institución. Debida a la gravedad de las afirmaciones y la negativa del mencionado diario a rectificarse sobre la mismas, nos vemos en la obligación de informar a los miembros de nuestra Comunidad y al Público en general lo siguiente:

  1. El objeto social de la Comunidad Cristiana Agua Viva no es el negocio inmobiliario, como se señala de manera tendenciosa en las noticias, sino que la compra de locales a nombre de la misma ha sido proporcional al crecimiento en el número de miembros que se vienen sumando a través de los 32 años de nuestra labor evangelizadora en el Perú. La adquisición de locales en puntos estratégicos de Lima y Provincias ha sido necesaria para el cumplimiento de nuestra misión, los cuales no sólo sirven como espacios para nuestras reuniones dominicales sino como sedes de nuestra escuela de liderazgo, escuela de padres, reuniones de adultos mayores, jóvenes y niños.

 

  1. La Comunidad Cristiana Agua Viva compró el Coliseo Amauta en el año 2009 como consta en la Partida Registral correspondiente, obrante en los Registros Públicos de Lima. Dicha compra se realizó por una parte con patrimonio económico propio de la Iglesia que consistía en ingresos por los aportes percibidos de sus miembros durante años, los mismos que se encontraban debidamente bancarizados y la suma restante, a través de un préstamo hipotecario del Banco Scotiabank otorgado a 7 años. La hipoteca sobre el Coliseo Amauta se realizó únicamente con el objetivo de garantizar el otorgamiento de dicho préstamo.

 

  1. El Coliseo Amauta es de propiedad de la Comunidad Cristiana Agua Viva desde el momento de su adquisición y no ha habido cambio alguno en su titularidad.

 

  1. La compra del Coliseo fue consensuada en la Junta de Administración de la Iglesia y con posterioridad se puso en conocimiento de la congregación. Sugerir que se quiso ocultar dicha información es distorsionar los hechos ya que cualquiera podía acceder a la misma a través de Registros Públicos.

 

  1. Finalmente, toda la información económica financiera de la Iglesia se encuentra debidamente sustentada en los balances y reportes contables que se entregan anualmente a la SUNAT, y de ella, se puede verificar que la compra del Coliseo Amauta no ha sido producto de un desbalance patrimonial, ni de ella se evidencia un caso de lavado de activos; presumir lo contrario, es una clara muestra de que las notas de prensa publicadas son tendenciosas y pretenden desprestigiar a la Comunidad Cristiana Agua Viva.

 

Atentamente,

CONSEJO DIRECTIVO COMUNIDAD CRISTIANA AGUA VIVA